fbpx
Seleccionar página

Hay dos cosas seguras en la vida: la muerte y el cambio. Y ésta última aplica al Barça.

Ernesto quiere repetir Roma”, “#ValverdeOut”, “Valverde no sirve para el Barça”…

Estos son algunos de los comentarios que han predominado en un gran porciento de la comunidad culé desde que Ernesto Valverde tomó el puesto de entrenador en el FC Barcelona. Al menos en Twitter, red social que más utilizo, 7 de cada 10tweets es con relación a cuán ‘ineficiente’es el español, quien cabe destacar que, en sus años como futbolista, jugó veintidós partidos (1988-1990) con la camiseta blaugrana y anotó ocho goles. Por tal razón, no está ajeno a la filosofía de juego ni tampoco al tan aclamado ADN Barça.


diferencia de una porción mayoritaria de la afición, he considerado al Míster como un directortécnicodiferentedesde el día uno. Independientemente del resultadonunca he discutido acerca de la alineación, ni lo he criticado por dejar a Malcom en la banca, estar ‘enamorado’ de Rakitic o, aparentemente, realizar cambios ilógicos. Todo lo contrario. Apoyo sus decisiones y sus declaraciones luego de cada partido, ya que, al fin y al cabo, es entrenador de nuestro preciado Barça; razón por la cual es sumamente importante caminar junto a él en las buenas y las malas.


Pero, Aisen, ¿en qué planeta vives? ¿Acaso ves los partidos? Vivo en La Tierra, y Observo cada partido con mucho detenimiento y, gracias a eso, he podido estudiar y analizarcomo mueve las fichas Valverde. Incluso, me he dado cuentade muchísimos patrones que muestran claramente que Valverde no solo sigue la filosofía, sino que también la está revolucionando.

En primer lugar, Valverde es un técnico de probabilidades. Desde antes de cada partido, el Míster estudia y predice como rendirá el jugador. En base a eso, empieza creando una convocatoria, donde coloca los jugadores que tendrían un papel importante en el partido. Luego de realizar la convocatoria, se sienta a estudiar la parte táctica del partido. Ya sea para establecer una plantilla que mantenga la posesión, que se enfoque en atacar de forma pasiva, o para que permanezca en las bandas, Valverde utiliza el método científico para utlizar los puntos débiles del rival a favor.

Teniendo en cuenta esto, el Míster pone a prueba su plan. Establece los once jugadores que cumplirán con su hipótesis y los saca al campo con su tradicional 4-4-2, aunque a veces envía el 4-3-3 habitual del FC Barcelona, u alguna otra formación, pero esto depende del tipo de partido. Entonces, es allí donde ocurre la magia.

Valverde asume un rol pasivo los primeros minutos del encuentro. Desde el banco, empieza a estudiar como se mueven sus jugadores y como el contrario da la cara. A continuación, entra al área designada para organizarlos y mantener su plan en marcha. Si ve desperfectos en el manejo del balón, en la solidificación de éste, o en la exposición de fallas, el Míster no pierde tiempo en cambiar la situación.

Fuente: goal.com

Estarás diciendo, probablemente, que eso lo hace “cualquier entrenador con dos dedos de frente“. Sin embargo, te recuerdo que Ernesto tiene un don especial que muchos otros no tienen: predecir correctamente. A la vez que Valverde se coloca en cuclillas a mirar el ataque culé, siempre ocurre una situación peligrosísima y, en la mayoría de los casos, el gol. ¿Por qué hace esto? Porque, al colocarse en cuclillas, tiene un mejor ángulo de la jugada que planificó, lo que lo ayuda a crear una imagen mental de como el balón se moverá. Con este algoritmo, su plan nunca falla: se dobla y es gol.

Una vez concluído el partido, no sale ‘crecío’, como decimos los puertorriqueños. Se mantiene neutral en todo, sin dar pistas, señales… nada, aún cuando la victoria fue contundente, o la derrota fue espeluznante, como el año pasado en Roma. Simplemente da información general acerca de como corrió el partido y venga, hasta luego.

Usando esta fórmula, Valverde a logrado muchísimas cosas que otros ex-entrenadores culés no lograron. Ha roto el récord del tan aclamado Guardiola de victorias en la menor cantidad de partidos, obteniendo 75 en 109. En adición, guió al Barça a romper su propio récord de partidos invictos en La Liga, llegando a casi 40. Si bien es cierto que el año pasado no se puedo dar la Champions, se logró Liga y Copa, y este año está encaminando al equipo hacia el tan ansiado triplete, lo que en consecuencia llevaría a la oportunidad de un sextete.

Si continúo añadiendo las grandes hazañas de Valverde en el equipo culé, tendría que escribir una enciclopedia. Su paso en el equipo ha sido grande, y ahora, con su renovación, tendremos más años para disfrutar de él. Independientemente si los fanáticos quieren al actual director técnico del Ajax, Erik Ten Haag, o que vuelva Guardiola, o que venga cualquier otro porque Ernesto es “resultadista”, ninguno puede borrar la historia ni tampoco pararse en el campo a manejar el equipo. Aunque tengamos al mejor del mundo, o aunque nuestros jugadores son en base al ADN Barça, todas las ovejas necesitan un pastor. Por esta razón, Valverde es el mejor pastor actualmente para este gran equipo.

Así que, más Valverde, por favor.

Share This